Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Estaba a punto de dar el sí ante el juez, cuando aparece su ex, exigiendo la pensión

Paraíso, Tab.
Redacción

Joana y trino, se habían conocido meses atrás, y de inmediato surgió una química especial entre ellos, después de tratarse, decidieron iniciar una relación, pese a que Trino, venía de un rompimiento con su ex esposa.

Pero esto no le importó Joana que convencida que todos tiene el derecho a otra oportunidad, decidió aceptar este detalle, sabiendo que ella se encontraba en una situación similar

Las cosas entre los dos marchaba bien y enamorados uno del otro, quisieron legalizar su unión ante las leyes de los hombres, es decir casarse por lo civil.

Con tiempo planearon la boda por lo civil para que fuera inolvidable.

Hicieron una larga lista de posibles padrinos para que no gastarán mucho en el convivio, y así poder guardar algo para una posible luna de miel a las playas de Paraíso, antes que sean contaminadas por la nueva refinería.

Después de checar sus compromisos, decidieron fijar la fecha de este momento importante en su vida, y acordaron que sería para el 22 de diciembre, nadie se imaginaba que esta fecha sería inolvidable, y no precisamente por la felicidad de los novios.

Conforme se acercaba el día, los nervios para los contrayentes iba en aumento, mientras que los familiares de los novios, acudían a Coppel a comprar las prendas de vestir, y así lucir bien en la pachanga posterior al enlace por lo civil.

Para este viernes los novios no pudieron conciliar el sueño y les vino la madrugada del sábado pensando en este día especial.

loading...

Por fin había llegado el momento de sus vidas, y con toda la emoción se dispusieron a encontrarse en la ofician del registro civil, donde ya los esperaba el juez que contagiado con la emoción de esta boda, se había puesto su camisa azul preferida y corbata.

El acta matrimonial ya está elaborada y sólo faltaba que el titular de esta oficina les leyera la epístola de Melchor Ocampo y que estamparan sus firmas para que vivieran felices para siempre…

Pero esta historia de amor no tendría un final feliz, ya que en plena ceremonia, interrumpió la ex de Trino que iracunda y al estilo de tres patines, gritó, señor juez está boda no puede ser, aquí este señor me debe varios meses de pensión.

La sorpresa invadió a todos los presentes que no podían dar crédito a lo que sucedía.

Mientras Joana para evitar la pena y que la gente viera sus lágrimas, salió de la oficina, no sin antes dejar un ramo de rosas rojas en el escritorio del juez.

El pobre Trino, quería que se lo tragara la tierra y quiso ir detrás de sus amada, pero el juez se lo impidió hasta que diera una explicación de lo sucedido.

Ante esto, al licenciado no le quedó de otra y en una decisión salomónica, suspendió la boda hasta nuevo avisos, o lo que es lo mismo, hasta que Trino cumpla con el deber de pasar la pensión.

Mientras tanto, en la casa de la Joana, los invitados esperaban a los novios, sin saber que había sucedido, pero el chisme corrió como reguero de pólvora y en unos minutos se enteraron de todos los detalles.

Y como suele suceder en estos casos, no faltó la amiga de la novia que dijera lo siguiente: “se lo dije a Joana que ese hombre no le convenía pero nunca me hizo caso”.

Los refrescos jarochitos y el pollo en barbacoa acompañado de sopa de coditos, esperarán para mejor ocasión

¡Anímate a comentar!

Comentarios