Policía Naval detiene a taxista difamado por redes sociales sin denuncia alguna, en Coatzacoalcos

Policía Naval detiene a taxista difamado por redes sociales sin denuncia alguna, en Coatzacoalcos

*Víctima aclaró señalamientos vertidos en redes sociales
*Derogación de difamación y calumnia en Veracruz garantiza la impunidad a quienes realizan estas acciones

Rafael León | Vive Coatza

Coatzacoalcos, Ver; 27 de junio del 2020.- Durante la mañana de este sábado, y por su propio derecho, acudió a dar su versión de los hechos, el conductor de una unidad de alquiler de esta demarcación territorial, debido a la serie de calumnias e infamias que ahora pesan en su contra.

Alfredo Martinez Verdusco, quien conduce una Chevrolet Spark con número económico 1149 y matrícula vial A-458-XCG del servicio de Transporte porteño, mientras trabajaba en las calles en la difícil búsqueda de pasaje en esta contigencia por el coronavirus, fue enterado de las calumnias vertidas en redes sociales.

Se trata de una publicación subida a internet por quien se hace llamar Lilian Soto en un grupo de compra venta local, dónde señala a Martínez Verdusco de andar robando en tiendas de conveniencia en la zona poniente de esta ciudad, afirmación que negó rotundamente.

Sin embargo y a pesar de la nula credibilidad de la publicación, elementos de la Guardia Nacional y Policía Naval prefirieron creerle a este perfil falso y trasladarlo como si fuese un gran delincuente al Ex Penal de Palmasola, donde al parecer él o los autores de la publicación, le tomaron fotos al momento de su detención y volvieron a subir a internet, para darle sentido a su mentira.

Afortunadamente, el ruletero fue liberado y su expediente luce igual de limpio tal como ingresó previamente, sin embargo, la pena y el daño moral nadie lo puede ocultar, por lo que a través de los medios de comunicación, hace el llamado para desmentir a esta persona, además, responsabiliza a la Policía Naval de lo que pueda sucederle a él y a su familia.

Cabe destacar que en el Estado de Veracruz, los delitos de difamación y daño moral, fueron derogados en el año 2010 por el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán y avalado por la legislatura en turno del Congreso del Estado, con el argumento de darle más libertad a la prensa, sin embargo, lo anterior ha provocado que impunemente personas malintencionadas hagan delitos, sin que las autoridades ministeriales puedan sancionar conforme a derecho.

Además, ante la falta de una policia cibernética, hace aún más difícil localizar a los responsables de estas acciones, pues solamente existe una policía científica dependiente del Centro Estatal de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4).

Advertisements

¡Anímate a comentar!

Comentarios